Published On: dom, Jul 7th, 2019

Ven Pacquiao con gran reto frente a Thurman… y los 41 años

SANTO DOMINGO (espn)- En dos semanas regresa a la acción el legendario Manny Pacquiao para intentar subir un nuevo escalón de su carrera histórica e inigualable. Camino a sus 41 años, el PacMan parece mantener el entusiasmo y el boxeo suficiente para mantenerse competitivo en el primer nivel.

A su presentación no le faltará nada de lo que antaño levantaba la platea durante doce asaltos. Al igual que en su última salida al ring, frente a Adrien Broner, Manny pelea nuevamente en el MGM de Las Vegas ante otro campeón, Keith Thurman, que alguna vez sonó como el gran heredero de Floyd Mayweather. Pero no pasó de sonido. El nacido en Florida ha prometido mucho más de lo que ha logrado en este deporte. Las lesiones le impidieron una carrera normal y, como consecuencia, hoy carga una deuda que ante el filipino tiene la gran oportunidad de comenzar a saldarla.

Ante ese escenario, la pregunta natural es si a uno (Pacquiao) le queda boxeo para llevarse la batalla con autoridad y el otro tiene efectivamente la suficiente capacidad destructiva como para liquidar el pleito en menos de cuatro episodios, como no ha dudado en vaticinar. En los dos casos reina la incertidumbre y es muy difícil creer en favoritismos absolutos en este combate.

Pacquiao es diez años mayor que su rival, sobre el cual tiene una estadística, experiencia y peleas al más alto perfil de manera abrumadora. No importa la edad, no importa que sea el retador y no importa que este Manny de sus últimas peleas sea poco menos que una sombra del que disfrutamos en su época dorada, una vez más, el PacMan será el favorito. Por poco, pero favorito.

La experiencia debería ser la primera y necesaria clave para mantenerle esa condición, pero hay otro aspecto que dice mucho sobre lo que se pudiera ver el 20 de julio: la preparación del filipino. Pacquiao se ha sometido a un período intenso y riguroso de entrenamientos en el gimnasio de Freddie Roach, el Wild Card, en California y los detalles que han trascendido, realmente sorprenden. Sus recorridos matinales diarios son de tres a cinco millas, para luego acometer una rutina de más de mil abdominales, ejercicios variados, diez rondas de sparrings, otros doce de guantes, bolsa, ejercicios de velocidad y otro millar de abdominales.

Ese entusiasmo y disciplina son un mensaje claro de que Manny Pacquiao subirá dispuesto a ganarse el cheque sin regalar la victoria. Por el contrario, solamente un púgil que quiera ganar a los cuarenta, como lo hacía a los treinta, se prepara de esa manera.

Y por esos factores que se suman a la velocidad, indudablemente, pasan sus posibilidades de victoria. Manny es más veloz que Thurman, lo supera en explosividad y también en volumen de golpeo. El trabajo de velocidad busca eso y en el guanteo, el filipino no solo estará complementando la rapidez con la precisión, también parece decidido a fortalecer su zona media, imaginando que Thurman insistirá en esa zona para bajarle el ritmo.