Published On: Vie, Ago 11th, 2017

Un verano más caliente de la cuenta; Real Madrid sale mejor librado que Barcelona

SANTO DOMINGO- El primer Clásico oficial de la temporada está a la vuelta de la esquina. Real Madrid y Barcelona miden sus fuerzas por la Supercopa de España en una serie de encuentros que se supone que deberían distraer la atención de uno de los mercados de fichajes más calientes que se recuerdan en los últimos años.

Por parte del Real Madrid, han salido Pepe (Besiktas), Fabio Coentrao (Sporting Portugal), Mariano Díaz (Olympique Lyon), James Rodríguez (Bayern Múnich), Danilo (Manchester City) y Álvaro Morata (Chelsea). Mientras tanto, han recalado en Concha Espina Theo Hernández (Atlético), Dani Ceballos (Betis) y regresaron de cesión Marcos Llorente (Alavés), Jesús Vallejo (Eintracht Frankfurt) y Borja Mayoral (Wolfsburgo).

Por parte del Barcelona, además del técnico Ernesto Valverde (Athletic), han aterrizado en el Camp Nou tan sólo Nelson Semedo (Benfica), Gerard Deulofeu (Everton) y Marlon (Fluminense). Mientras que se han marchado Neymar (PSG), Cristian Tello (Betis), Mathieu (Sporting Portugal) y Jordi Masip (Valladolid).

Tanto Real Madrid como Barcelona han ingresado más dinero por ventas del que han invertido en fichajes. En el club blanco apenas han gastado algo más de 40 millones en Theo y Ceballos. Mientras que en el otro lado de la balanza, han ingresado más de 135 ‘kilos’ en caja. Con especial atención a las ventas de Morata (80 millones) y Danilo (30).

De igual manera, gracias a la salida de Neymar rumbo a París por el valor de su cláusula de rescisión (222 millones), el Barcelona también está en números verdes en lo que va de verano. Y es que no ha llegado ni a los 50 millones de inversión entre Semedo (30), Deulofeu (12) y Marlon (5).

Una cuestión clara es que este verano no está siendo el del Barcelona, ni mucho menos. Se encontró dos espinosas negativas por Verratti y Ceballos (que se marchó al Real Madrid), y además vio cómo Neymar se marchó al PSG de la forma menos elegante posible. A día de hoy, con ese dinero, está tratando de convencer a Dembele, Coutinho e Iñigo Martínez, pero de momento tampoco está encontrando los frutos deseados… aunque parece que alguno de ellos llegará seguro a la Ciudad Condal. De momento, a estas alturas de verano, el Barcelona está siendo uno de los grandes retratados del mercado.

El Real Madrid ha logrado cerrar tres grandes ventas en los nombres de Morata, Danilo y Mariano –por el dinero recaudado-. Más dudas levanta la fórmula de la cesión de James Rodríguez, por el que se ha hablado de apenas 10 millones de euros recaudados. Y en el apartado de llegadas, los fichajes de Theo y Marcos Llorente tapan dos grandes vacíos que existían en la plantilla la temporada pasada. Además, Ceballos era una de las grandes gangas del mercado por esa cláusula de rescisión de 15 ‘kilos’. Con los traspasos de Mariano y Morata, unido a la más que presumible ausencia de Kylian Mbappé y a las dudas por el estado de ánimo de Cristiano Ronaldo, parece que la línea de vanguardia se ha terminado quedando algo escasa quizás.

A priori, vistos los resultados más recientes y cómo se han movido ambos clubes en el mercado de fichajes, todo apunta a que el Real Madrid tiene a día de hoy mejor plantilla que el Barcelona. Destacando además cómo el equipo blanco ha sabido heredar el legado tradicional culé de un centro del campo dominante y amoldarlo a su propio estilo. Tal y como decía José Mourinho después de la reciente Supercopa de Europa, la medular formada por Casemiro-Kroos-Modric-Isco es única e irrepetible a día de hoy con jugadores todoterreno. Mientras tanto, en el Barcelona queda la sensación de que no han sido capaces de formular la regeneración de aquel centro del campo que les llevó a ser referencias mundiales.

Huelga decir la calidad que atesora el plantel del Barcelona. De hecho, es la segunda plantilla más valiosa del mundo, según Transfermarkt. Sólo por detrás de la escuadra del Real Madrid, precisamente. Claro que, a tres semanas de que cierre el mercado, la situación puede cambiar todavía de forma radical, y las hipotéticas llegadas de Coutinho-Dembele-Iñigo le darían un impulso gigantesco a los blaugranas. Afortunadamente para todos los aficionados al fútbol, estos análisis sólo sirven hasta que la pelota empiece a rodar además. Pues ni los números ni los millones ni el plantel sobre el papel aseguran la victoria a ninguno de los dos contendientes. Y sólo hace falta recordar el último Clásico, disputado en Miami…