Published On: Lun, Oct 16th, 2017

Sólo once puntos los separan; Dovizioso complica la vida a Márquez tras quinto triunfo

MOTEGI, Japón (efe)- – Italia parece tener un “cariño” especial por los pilotos españoles y en el Gran Premio de Japón de MotoGP dos de sus representantes se encargaron de “amargar” su existencia pues Andrea Dovizioso le complicó la vida a Marc Márqueez y Romano Fenati hizo lo propio con Joan Mir.

La ventaja de dieciséis puntos con la que llegó Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) quedó reducida a escasamente once cuando se marcha el campeonato del mundo de motociclismo hacia Australia y la culpa de ello la tuvo Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP17), quien supo plantar cara hasta el final al español para hacerse con la victoria, la quinta de la temporada, las mismas que el español.

Dovizioso y Márquez se han quedado solos en la pelea por el título mundial de MotoGP, que sería el primero para el italiano y el cuarto para el español, después de que fracasasen tanto Maverick Viñales como Valentino Rossi en sus intenciones de recortar distancias con el líder del campeonato.

Márquez peleó hasta la última curva con Dovizioso, que le volvió a ganar como en Austria, mientras que Valentino Rossi se queda ya a 76 puntos del español cuando hay 75 en juego hasta el final de la temporada, tras sufrir una caída que le obligó a abandonar la carrera y la novena posición de Viñales no dice nada bueno de sus posibilidades, aunque bien es cierto que, matemáticamente, todavía cuenta, pero 41 puntos se antojan demasiados como para que pueda recortarlos en lo que queda de campeonato.

Así las cosas, los únicos con posibilidades de pelear por el título son Marc Márquez y Andrea Dovizioso, ambos con cinco victorias en su haber, aunque la trayectoria del español sea de mayor valor, si se tiene en cuenta que “arrastra” tres ceros (Argentina, Francia y Gran Bretaña), por uno del italiano (Argentina) y aún así es líder del campeonato.

Una situación muy distinta se vivió en Moto3, en donde Joan Mir (Honda) sólo tenía que acabar tras el italiano Romano Fenati (Honda) para ser campeón del mundo, pero problemas de toda índole y quizás algo de presión por saberse con posibilidades de ser campeón en Japón, le jugaron una mala pasada.

Mir no estuvo nunca al nivel de Fenati, ni en entrenamientos ni en carrera y en ésta, el italiano supo cumplir a la perfección con su objetivo para sumar la tercera victoria de la temporada y acercarse al líder del mundial, quien por contra y por primera vez en lo que va de temporada, no pudo ni siquiera acabar en los puntos.

Lo cierto es que en el “Twin Ring” Motegi se vio a un Joan Mir muy desdibujado, muy distinto del que ha logrado ocho victorias en lo que va de temporada, pues en ningún momento se le percibió la agresividad e inteligencia de otras carreras para pelear hasta el final por la victoria o cuando menos el podio.

Mir acabó sucumbiendo al potencial de su oponente, que ha conseguido retrasar, por lo menos hasta Australia, el primer título mundial del español.