Published On: dom, Feb 18th, 2018

“Se me rompió el corazón”; Díaz “revivió” tras rescate de su madre

BRADENTON- El receptor venezolano de los Piratas, Elías Díaz, se reportó a los entrenamientos primaverales el domingo, sonriendo como siempre dentro del clubhouse de Pirate City, el complejo del equipo. Y esta vez, tenía buenas noticias que contar. Su madre, Ana Isabel Soto, “está mucho mejor” después de haber sido secuestrada y rescatada en Venezuela, dijo.

“Está bien. Eso es lo importante”, dijo Díaz. “Estamos muy contentos”.

De acuerdo con Díaz, su madre de 72 años estaba hablando con una amiga afuera de su casa cuando un grupo de hombres, entre ellos algunos policías armados y un amigo de la familia, se la llevaron. Estaban buscando dinero a cambio de entregarla a salvo, pero fue rescatada tres días después -sin que se pagase rescate- por la policía judicial, estatal y otros cuerpos de seguridad.

“No tengo palabras para describir la reacción y la respuesta cuando recibí la noticia. Se me rompió el corazón”, dijo Díaz. “Nadie se prepara para algo así, para pensar en cómo se puede sentir eso. Fue como si me pegaron con un montón de ladrillos. Fue una situación bien dura”.

“Pero cuando escuché que la habían encontrado, la felicidad fue muchísima. Nunca me había sentido tan feliz”.

Díaz estaba particularmente golpeado al saber que un amigo de la familia estaba envuelto en el secuestro.

“Hace que uno pierda la confianza”, dijo. “Hace que uno se despegue un poco de sus raíces, que empieces a preguntarte si quieres volver, si te quieres quedar allí. Pierdes eso, la confianza, te empiezas a preocupar más por todo lo que te rodea. Es algo triste. Es muy duro lidiar con algo así”.

Díaz dijo que hará “todo lo que sea posible para proteger” a su familia. Su plan es sacar inmediatamente a su familia inmediata de Venezuela, aunque admitió que es un “proceso duro”.

Los Piratas le ofrecieron a Díaz, de 27 años, apoyo durante todo el proceso y le dieron permiso para quedarse con su familia y retrasar su incorporación a los entrenamientos. Se les unió el domingo, la fecha límite para los peloteros de posición y exactamente una semana después del rescate de su madre.

“Yo creo que eso ayuda, sin dudas, poder volver a su rutina”, dijo el manager Clint Hurdle. “Saber que su madre está bien y segura es algo mucho mejor que la situación que teníamos hace 10 días”.

Ahora Díaz se comenzará a preparar para su primera temporada completa en las Grandes Ligas como suplente de su compatriota Francisco Cervelli. Después de todo lo que ha vivido su familia, dijo que no ve la hora de poder regresar al béisbol.

“Sin dudas, me siento como un hombre nuevo”, dijo Díaz. “Siento que mi madre revivió y yo reviví también. Estoy motivado de regresar al terreno y hacer todo lo que pueda para ayudar a mi equipo y prepararme para la temporada”.