Published On: dom, May 27th, 2018

Ricciardo gana con apuros sobre Vettel en épico Gran Premio de Mónaco

SANTO DOMINGO- Daniel Ricciardo consiguió una agónica y épica victoria en el Gran Premio de Mónaco. El piloto de Red Bull aguantó en cabeza durante 40 vueltas con 160 CV menos que Sebastian Vettel. Las baterías del monoplaza del australiano fallaron y no entregaron toda la potencia en carrera. Las calles del Principado ayudaron a que el ‘aussie’ pudiese contener al alemán. El piloto de Ferrari fue segundo y Hamilton, tercero. Alonso abandonó por primera vez en 2018 y Sainz cruzó la bandera a cuadros en 10ª posición.

Con las miradas puestas en el cielo ante unas nubes que podían descargar alguna gota de lluvia -20% de probabilidades-, Ricciardo defendió la Pole con soltura, sin dar opción a Sebastian Vettel. Para ser Mónaco, la primera vuelta fue muy limpia; solo Hartley se quejó de haber dañado su alerón delantero. Pérez ganaba la posición a Gasly y, por detrás, Verstappen adelantaba tres puestos. Sirotkin recibía un ‘stop&go’ por no tener los neumáticos colocados en parrilla en los tres últimos minutos.

Poco después paraba Stroll en boxes. El canadiense impactaba con la parte trasera de un Sauber y pinchaba el neumático delantero izquierdo. Además, Hamilton abría la veda de las paradas entre los pilotos de cabeza en la vuelta 12. El británico intentaría quitarle la posición a Vettel. El alemán paraba en la vuelta 16, aunque conseguía salvar la posición al salir por delante del Mercedes. A la siguiente vuelta, pararían Ricciardo y Räikkönen. Desde ahí tendrían que llegar al final. Además, los comisarios investigaban a Sirotkin por trabajar en su monoplaza durante el ‘stop&go’ y a Hartley por exceso de velocidad en el pit lane.

Los comisarios optaban por sancionar al neozelandés con cinco segundos. La carrera entraba en una etapa de estabilización. No sucedía nada relevante, salvó la remontada de Verstappen, quien ya tenía a tiro a Alonso.

Sin embargo, los problemas se cebarían con Ricciardo. El australiano tenía un problema de potencia eléctrica; las baterías no entregaban toda su energía y Vettel se colocaba en la parte trasera del Red Bull. Ricciardo debería aguantar al Ferrari con 160 CV menos. Atrás, Gasly alargaba lo máximo posible su parada y conseguía salir por delante de Sainz.

48 vueltas después, Verstappen entraba en boxes para cambiar el neumático superblando. El holandés salía justo por detrás de Alonso. En cabeza de carrera, los tres primeros rodaban con problemas: Ricciardo con problemas de motor; Vettel y Hamilton con ‘graning’ en sus neumáticos. El británico se quejaba especialmente del desgaste de sus gomas.

48 vueltas después, Verstappen entraba en boxes para cambiar el neumático superblando.. EL holandés salía justo por detrás de Alonso. En cabeza de carrera, los tres primeros rodaban con problemas: Ricciardo con problemas de motor; Vettel y Hamilton con ‘graning’ en sus neumáticos. El británico se quejaba especialmente del desgaste de sus gomas.

Los problemas de Ricciardo se reproducían en el coche de Alonso. El español tenía que abandonar en la vuelta 54 por un fallo en la caja de cambios. Por otro lado, Renault obligaba a Sainz a ceder su posición a Hülkenberg; el alemán venía con más ritmo. Sainz debería aguantar las embestidas de Verstappen, quien llegaba con mucha más velocidad. El holandés realizaría el adelantamiento en la chicane posterior al túnel.

Las últimas vueltas estuvieron marcadas por el accidente de Leclerc y Hartley. El disco de freno delantero derecho falló en el Sauber del monegasco y éste impactaba contra la parte trasera del Toro Rosso en la frenada de la chicane. Abandono de ambos pilotos e ilesos pese a la aparatosidad del golpe.

Finalmente, Ricciardo terminaba con su sufrimiento al cruzar la bandera a cuadros, demostrando un pilotaje y concentración excelentes durante toda la carrera pese a las adversidades. Merecidísimo triunfo para el piloto de Red Bull; la segunda del año. Por detrás, Vettel fue segundo y Hamilton tercero. Sainz cruzó al línea de meta en décima plaza y arañó el último punto.