Published On: lun, Dic 2nd, 2019

Revancha Ruiz-Joshua recuerda grandes combates Pesos Pesados

SANTO DOMINGO (espn)- La esperada revancha que van a protagonizar Andy Ruiz y Anthony Joshua el próximo 7 de diciembre en Diriyah, Arabia Saudita, ha hecho recordar dos grandes promociones en la división de los pesos completos.

La primera de ellas el Rumble in the Jungle protagonizada por Muhammad Ali y George Foreman, y la segunda es Thrilla in Manila, estelarizada por el mismo Ali, pero ante Joe Frazier.
La ‘Batalla en las Dunas’ está dando mucho de qué hablar. Primero, porque garantizaron muchos millones de dólares para poder imponerse a otras sedes en territorio británico y también en suelo estadounidense y, segundo, porque se espera un espectáculo sin igual.

En 1974, Ali y Foreman chocaron entonces en Zaire, por la supremacía de los pesos completos, llegando ‘Big George’ como amplio favorito para salir con la mano en todo lo alto en defensa de las fajas de la Asociación Mundial de Boxeo y Consejo Mundial de Boxeo. Sin embargo, con una estrategia que pasó para la historia llamada ‘rope a dope’, recargado en las cuerdas y evadiendo los misiles de Foreman, Ali terminó imponiéndose por nocaut en ocho episodios.

Un año después, pero en Manila, Filipinas, se enfrentaron Ali y Frazier por tercera ocasión tras haber dividido triunfos. En una batalla que estuvo al borde de la muerte para ambos debido a la exigencia en el ring acompañada por un clima candente, al final fue Muhammad quien inclinó la balanza debido a que ‘Smoking Joe’ no salió a combatir para el decimoquinto episodio.

Esas dos carteleras, montadas por el legendario Don King, marcaron la época y siguen siendo recordadas hasta ahora como algunos de los más grandes eventos en la historia del boxeo profesional en la época moderna, incluyendo el lleno en el Estadio Azteca de Julio César Chávez contra Greg Haugen y el lleno del propio Anthony Joshua ante Wladimir Klitschko en el estadio Wembley.

Con ello en mente, ‘Batalla en las Dunas’ promete ser memorable, además de que siempre estará aderezada por un precedente digno de una película, pues Andy Ruiz salió de la nada para destronar contra todo pronóstico a Anthony Joshua como campeón del mundo en la categoría máxima del boxeo, siendo esta la más grande sorpresa en casi 30 años.