Published On: jue, Oct 18th, 2018

Peralta ha dado la talla con Cerveceros en momentos apremiantes

LOS ANGELES- Freddy Peralta tuvo un inicio de ensueño en su carrera de Grandes Ligas en el 2018 con los Cerveceros, ganando cuatro de sus primeras cinco decisiones con promedio de carreras limpias de 2.14 desde mediados de mayo hasta la primera semana de julio.

Sin embargo, el derecho dominicano confrontó problemas como abridor en la segunda mitad de la campaña y se vio limitado a apenas dos presentaciones en septiembre, en calidad de relevista.

El manager de los Cerveceros, Craig Counsell, había afirmado que en algún momento el equipo necesitaría de sus servicios en esta Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Dodgers. El martes llegó esa oportunidad, cuando se lesionó el abridor Gio González en el segundo episodio del partido.

Peralta de 22 años, no decepcionó para nada al tirar 3.0 ceros ante el ataque ofensivo de Los Angeles.

“Me sentí bastante bien, porque (era) un juego de tanta importancia”, dijo Peralta, quien ponchó a seis bateadores y dio tres bases por bolas en su debut en la postemporada. “No pudimos ganar el juego (una derrota por 2-1 en 13 entradas), pero me siento bien porque di lo mejor de mí para ayudar al equipo a ganar, sabiendo que era un juego de tanta importancia y con algo que uno soñaba de niño”.

De su parte, Counsell quedó impresionado con el aplomo del novato en un ambiente de tanto peso.

“Cuando un muchacho de 22 años puede llegar a una situación como ésa y no sólo sobrevivir, sino sobresalir y manejarse tan bien, te pone contento con miras al futuro”, expresó el capataz. “Estoy bien orgulloso de Freddy y contento por él”.

Una interrogante cuando Peralta llegó al montículo el martes era cómo reaccionaría después no lanzar en un partido desde el 24 de septiembre, mes en que hizo apenas dos presentaciones y tiró tan sólo 4.2 entradas. Pero el mocano no se vio “oxidado”, usando con eficacia y buen comando una recta de entre 89 y 95 millas por hora con una curva ocasional.

“No fue difícil, porque vengo trabajando todos los días, preparándome”, dijo Peralta al tocar el tema. “Siempre me decían, ‘estate ready para pitchar esta noche’, porque nunca se sabe. Y me sentí súper bien”.

¿Y cómo pudo manejar Peralta los nervios en un debut en playoffs?

“No es muy fácil, pero en el momento en que tú llegas ahí, tú sabes que tienes que hacer tu trabajo”, dijo.

Counsell, quien cuenta con un bullpen variado y profundo, mantenía a Peralta en el roster justamente para situaciones como la del martes, cuando hacía falta una presentación de varios innings.

Y ahora que ha cumplido con su primera asignación en postemporada, Peralta afirma que podría sentirse con más de seguridad para una próxima salida.

“Mucha más tranquilidad y un poquito más confiado ahora, pero sin bajar la guardia”, afirmó.