Published On: vie, Oct 19th, 2018

Medias Rojas demostraron que tienen un nivel por encima del resto

HOUSTON- Para los que llevan la cuenta, son cuatro campeonatos de la Liga Americana para los Medias Rojas en las últimas 15 temporadas. Piensen en eso por un momento. El béisbol nunca ha tenido más paridad que ahora, pero Boston siempre se las ha arreglado para conseguir talento nuevo y pelear año tras año. Esta temporada llegaron a los playoffs por 10ma vez desde el 2003.

Ninguna otra franquicia tiene tantos banderines de su liga como los cuatro de Boston en dicho lapso. No se trata tampoco de una sola generación de peloteros. Son al menos tres, quizás cuatro, y eso es lo que separa a algunas franquicias del resto.

El dominicano Manny Ramírez, Curt Schilling, el quisqueyano David Ortiz, Jon Lester, Jackie Bradley Jr. y Mookie Betts. Los nombres van saliendo solos de la boca de los fanáticos de Boston. Ser tan buenos por tantos años dice mucho de la gran franquicia que ha construido John Henry, el propietario de los Medias Rojas.

Ahora, los Patirrojos traerán una nueva camada de rostros al escenario más brillante del béisbol, luego de eliminar a los Astros con una victoria 4-1 en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la L.A. Cuatro triunfos los separan de igualar lo que hicieron en 2004, 2007 y 2013.

En su primera reunión con los peloteros la primavera pasada, el puertorriqueño Alex Cora, estrenándose como manager, preguntó cuántos jugadores habían sido parte de un club campeón de Serie Mundial. Algunos habían estado en el equipo del 2013, pero este grupo en gran medida representa una nueva página en la historia del equipo. De esa manera, quedaba sembrada la semilla.

“En los Entrenamientos de Primavera ya teníamos esa sensación”, dijo Bradley, el JMV de la SCLA. “Teníamos mucho talento en el clubhouse. Sólo necesitábamos unas pocas piezas más para llegar a donde queríamos”.

Este equipo ha sido muy bien armado y dirigido. Hay talento criado en casa como Betts y Bradley, y también el jardinero izquierdo Andrew Benintendi y el tercera base dominicano Rafael Devers. También hicieron firmas inteligentes en la agencia libre (David Price y J.D. Martínez) y algunos cambios sólidos (Chris Sale, Rick Porcello y Craig Kimbrel).

Este título de la liga les pertenece a todos y especialmente a Cora. Su habilidad para llegarles a los peloteros, de ser capaz de convencerlos de que siguieran su plan, fue mencionada una y otra vez durante la celebración del jueves.

“Cora simplemente encaja muy bien con este grupo”, dijo el zurdo Price. “Lo hizo desde antes del primer día en los entrenamientos primaverales, reuniendo a los muchachos, haya sido por mensajes de texto o llamadas, y saliendo a comer en enero. Poniéndonos a todos en la misma página y asegurándose que todos tuviésemos la misma meta. Ha sido fenomenal”.

Este banderín también pertenece a un ejecutivo de la vieja escuela, Dave Dombrowski, el arquitecto de aquellos Marlins campeones de 1997 y de los Tigres que dominaron tanto tiempo la División Central de la Liga Americana, incluyendo dos viajes a la Serie Mundial, antes de llegar a Nueva Inglaterra en el 2015.

Dombrowski le puso los toques finales a un equipo que terminaría ganando 108 juegos, un récord para la franquicia, y que se coronó escapado en la División Este a pesar de que los Yankees también ganaron 100 juegos.

Antes de la Serie Mundial del 2004, la que acabó con la sequía de 86 años sin títulos, los Medias Rojas habían ido cuatro veces a la Serie Mundial en sus últimas 85 zafras. Ahora, lo hacen ver casi como algo rutinario. Gastan dinero sin temor alguno y tuvieron la nómina más costosa del béisbol en el 2018. Y no se andan disculpando por eso.

“Uno quiere ser parte de algo grandioso”, dijo Bradley. “Uno quiere ser un ganador. Quieres que te reconozcan como ganadores”.

Ahora toca el próximo capítulo, otra Serie Mundial en Boston, con el Juego 1 contra los Cerveceros o los Dodgers el martes en Fenway Park.

“Es algo especial en todo sentido”, comentó Cora. “No sólo como manager, sino como persona. Ser capaz de liderar a este equipo es algo grandioso. Es un gran grupo. Muy talentoso, muy humilda y con muchas ganas de comerse el mundo”.