Published On: dom, Oct 21st, 2018

Márquez se ciñe séptimo título con victoria en Grand Prix Motegi

SANTO DOMINGO- Marc Márquez se ha coronado como siete veces campeón del mundo en el circuito de Motegi, el quinto en la categoría reina. El piloto catalán pugnó durante toda la carrera con Andrea Dovizioso. El italiano lideró casi toda la prueba, aunque el español le adelantó a falta de cinco vueltas. Tres giros después, el de Ducati se fue al suelo, entregando el título en bandeja a su principal rival.

El Gran Premio arrancó con una salida muy limpia y sin incidentes. Márquez se puso rápidamente en segunda posición, colocándose a la estela de Dovizioso. El piloto español salía sexto. Ambos comenzaron a escaparse, con Miller, tercero, y Crutchlow, cuarto. El británico adelantó al australiano, quien trataba de recuperar espacio con los dos hombres de cabeza.

Crutchlow estaba imparable. En la vuelta cinco alcanzaba a Márquez y adelantaba al piloto de Honda. Por detrás, Rossi ya era cuarto, quien todavía debía recortar el pequeño colchón del diferencia con los tres primeros. Márquez recuperaba la segunda palza pocos giros después.

Espargaró abandonaba la prueba y Rossi comenzaba a caer posiciones. El italiano era sexto. Mientras, Miller, que salía desde la primera línea, se iba al suelo. Dovizioso continuaba en cabeza, con Márquez y Crutchlow respirando en su nuca.

En el ecuador de la prueba, el piloto de Honda adelantó a Dovizioso y por primera vez en carrera era virtual campeón del mundo. Sin embargo, el liderato duró poco. Márquez tocaba un trozo de hierba y perdía tracción, lo que permitió a Dovizioso recuperar la primera plaza.

Iannone se fue al suelo cuando rodaba cuarto. Márquez no se despegaba de Dovizioso y lanzaba el adelantamiento a falta de cinco vueltas. El catalán se ponía primero y era virtual campeón. Crutchlow se había quedado muy atrás.

Dovizioso buscó el hueco desesperadamente y en una de estas perdió el control de la moto y se fue al suelo. Márquez lo tenía todo de cara. Se enteraba de lo ocurrido al paso por meta, moviendo la cabeza con aspavientos para expresar la emoción. Nada evitó que el español cruzase una vuelta después la bandera a cuadros en primer lugar para proclamarse siete veces campeón del mundo con solo 25 años. La leyenda de Márquez gana más peso en el Mundial de motociclismo