Published On: dom, Abr 14th, 2019

Maddon aboga por marcación electrónica en medio swings

CHICAGO (espn)- La marcación del medio swing en el béisbol siempre ha sido una de las más difíciles de hacer para los umpires. Después de que un rally de los Chicago Cubs se frustró en un tercer strike cantado, en un medio swing de Kyle Schwarber, el manager de Chicago, Joe Maddon, sugirió que tal vez no deberían ser los umpires los que decidan la marcación.

»Si ven el medio swing donde las manos (no se mueven), para mí eso no es un swing», dijo Maddon. »Es lo que haces con la parte gruesa (del bate). Todos están preocupados por una zona de strike electrónico. Quiero un método electrónico para controlar un medio swing».

»Eso sería mucho más interesante. Preferiría eso. Dejemos que los árbitros lleven los juegos como siempre lo hacen, pero encontremos una manera de controlar los medios swings. También tengo idea sobre eso».

Los corredores estaban en segunda y tercera base cuando Schwarber fue puesto fuera por el umpire de tercera base Gabe Morales para terminar con la derrota de Chicago por 6-5 ante los Los Ángeles Angels. Schwarber de inmediato tiró su casco contra el terreno y cargó contra Morales, quien lo echó del juego, casi al mismo tiempo que el umpire de home Jerry Meals también lo expulsara.

»Ambos (me echaron)», dijo Schwarber. »No me gusta que me echen, pero no me gustó la forma en que terminó el juego».

Schwarber no está seguro de que un remedio electrónico funcione, pero, de cualquier manera, no estaba contento con que un juego termine de esa manera, especialmente contra un lanzador duro como el cerrador de los Angels, Cody Allen.

»No lo sé», dijo Schwarber, cuando se le preguntó sobre la idea de su manager. »No sé cómo puedes hacer eso. Simplemente no me gustó la forma en que terminó, [después de] alargar el turno al bate contra él. Fue una gran situación allí mismo. Trabajé con él. Le di la batalla. Pensé que no había ido, y él pensó que sí».

El lanzamiento final resultó ser el segundo medio swing de Schwarber que hizo en el turno al bate ante Allen. La primera fue marcada bola, aunque pareció que Schwarber pudo haber ido más lejos en el primer medio swing que en el que terminó el juego.

»Si no fue la primera vez, no fue la segunda vez», dijo Schwarber. »Si no estás 100 por ciento seguro, no puedes marcarlo. Obviamente, estaba frustrado. ¿Quién no se va a frustrar cuando terminen el juego de esa manera, y estás tan cerca de traer una carrera? Simplemente no creo que haya sido una buena marcación».

Schwarber jugó como linebacker cuando era un atleta de secundaria en Middletown, Ohio. Eso nunca fue tan importante para la carrera de Schwarber en el béisbol hasta que terminó el juego del sábado, ya que su compañero Javier Báez –el corredor de tercera base–, agarró a Schwarber y le impidió acercarse a los árbitros.

Angels atacan en el segundo episodio ante CubsSencillos de David Fletcher y Zack Cozart más una producida por el lanzador Chris Stratton traen tres carreras para Los Angeles ante Chicago.
»Podría haber pasado de cualquier manera», dijo Báez. »Creo que estaba un poco emocionado. Todos estaban bastante hiperactivos. Simplemente creo que el umpire lo marcó demasiado pronto. Eso es lo que hizo que Schwarber se encendiera».

»Un tipo bastante grande. Jugaba al fútbol. Yo no jugaba al fútbol. Me llevó con él, pero lo sostuve bastante bien. Se mueve a un lado bastante bien. Casi se me va encima, así que tengo que trabajar en mi defensa».

Maddon llegó a Morales primero para defender el caso de Schwarber, mientras el caos se desarrollaba detrás de él.

»Lo vi de reojo», dijo Maddon. »Creo que lo detuvimos un poco, ¿no?»

Para los Cachorros, la derrota terminó en una forma difícil, en un encuentro que casi rescatan tras irse abajo temprano en el marcador, que fue en gran parte de otra ola de bases por bolas otorgadas por su pitcheo. El abridor Kyle Hendricks y seis relevistas se combinaron para ocho pasaportes. Los Cachorros han caminado a 5.05 bateadores por nueve entradas esta temporada, la peor cifra en las Ligas Mayores.

»Realmente duro», dijo Maddon. »Me encanta dar la pelea. Pensé que regresábamos, tuvimos que batallar, pero simplemente caminamos a demasiados contrarios desde la perspectiva del pitcheo».

Sin embargo, podría haber funcionado para Chicago al final, si solo Schwarber hubiera bateador en su último swing.

»Estaba caliente», dijo Schwarber. »Ahora puedo calmarme, pero no fui la persona más feliz del mundo».