Published On: vie, Oct 19th, 2018

Machado bajaría cotización por juego displicente

SANTO DOMINGO- Durante los últimos días, Manny Machado anotó la carrera ganadora en la 13ra entrada de un juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, le dijo a Ken Rosenthal que correr duro hacia primera base no es lo que más le gusta, se deslizó de forma ilegal en segunda base y fue descrito como “un jugador sucio” por Christian Yelich.

Lleguen Machado y sus Dodgers a la Serie Mundial o no, la industria del béisbol tendrá que determinar cuál es el precio de esas percepciones.

En resumen: ¿Toda esta evidencia fresca de los defectos de Machado -particularmente confesarle a Rosenthal que debería “esforzarse un poco más” en el terreno-le costarán en la agencia libre durante la temporada muerta?

El impacto será “mínimo”, dijo un alto ejecutivo de un equipo el jueves, y otros alrededor de la industria están de acuerdo con esa forma de pensar.

Es imposible declarar con certeza que el mercado de Machado se ha devaluado recientemente. Ningún gerente general me ha dicho que la semana pasada estaba preparado para darle a US$300 millones a Machado y que por culpa de la patada que le dio al venezolano Jesús Aguilar bajará la oferta a US$200 millones.

E incluso si ese fuera del caso, la opinión de un gerente podría tener muy poco o nada que ver en la cantidad de dinero que reciba Machado, siempre que el interés de otros clubes se mantenga alto.

Los datos van a influenciar cada oferta que se le haga a Machado, y esas son generalmente buenas noticias para él, pues los números tienden a mostrar retratos favorables para jugadores de 26 años, como es su caso, debido a que se encuentran cerca de su pico de producción. Además, lo que termine ganando Machado estará también demarcado por la opinión de directivos, scouts, managers y coaches que lo han seguido por años. Y para quienes lo han visto de cerca, la controversia de la semana pasada ha sido sólo un recordatorio, no una revelación.

Por cada jugada cuestionable, no se puede olvidar que los 175 jonrones que ha dado Machado son la quinta cantidad más alta entre infielders hasta su campaña de 25 años en la historia del béisbol. Sólo Alex Rodríguez, Eddie Mathews, Jimmie Foxx y el puertorriqueño Orlando Cepeda dieron más.

Y en un deporte en el que jugar a diario es considerado una gran virtud, nadie puede cuestionar la durabilidad de Machado. Ha jugado 637 juegos en las últimas cuatro temporadas, la mayor cantidad en las Grandes Ligas. Y fue uno de sólo siete peloteros que disputaron 162 juegos en el 2018.

Su capacidad para jugar en tercera base y el campocorto también es valiosa para los equipos, al igual que su habilidad para hacer contacto en esta época de tantos ponches. Tuvo la tercera tasa más baja de ponches entre jugadores con 30 jonrones y 100 empujadas este año.

Por todas esas razones, el efecto de esta turbulenta semana en el valor de Machado seguramente será “marginal”, dijo un ejecutivo de un equipo rival.

La realidad es que Machado se convertirá en un hombre muy rico esta temporada muerta. Nada de lo que ha pasado es una sorpresa.