Published On: vie, Mar 6th, 2020

Lee no es único fanático cansado de los pésimos Knicks

NEW YORK (ap)- Spike Lee no es el único fanático que ha decidido no presentarse en los juegos de los New York Knicks.

Los Knicks recibieron la menor cantidad de público en casi 13 años y medio el miércoles por la noche en el Madison Square Garden, estando más de 3.200 asientos por debajo de su capacidad en una derrota de 112-104 ante el Utah Jazz.

La multitud anunciada fue solo de 16,588 y se podían observar notables zonas con asientos vacíos en una arena que lista en 19,812 su capacidad para juegos de la NBA.

Eso significa que la instalación se llenó solo en un 84% de la capacidad, dejando uno de cada seis asientos sin vender.

Culpe al mal juego, la ira por el altercado de Lee o las preocupaciones por el coronavirus, pero los fanáticos no se habían alejado del Garden en números tan grandes desde el 13 de diciembre de 2006, hace más de 500 juegos de temporada regular, cuando los Knicks recibieron 15,895 fanáticos en una victoria sobre Atlanta a principios de la primera temporada de Isiah Thomas como entrenador.

Lo que una vez fue una de las entradas más cotizadas en la ciudad ya no es el caso, ya que los Knicks (19-43) terminarán su séptimo año consecutivo fuera de los playoffs. La asistencia está en camino de caer por cuarta temporada consecutiva.

El juego llegó solo dos noches después de una de las mejores actuaciones de la temporada de los Knicks, cuando vencieron a Houston 125-123 el día en que contrataron al agente Leon Rose como nuevo presidente del equipo. Esa victoria rápidamente se vio ensombrecida por las consecuencias del enfrentamiento de Lee con los guardias de seguridad que le impidieron usar la entrada de empleados para llegar a sus asientos a nivel de cancha.

El escritor y director ganador del Oscar, titular de entradas durante casi tres décadas, le dijo a ESPN al día siguiente que no asistiría a más juegos en casa de los Knicks esta temporada, acusando al presidente ejecutivo del Madison Square Garden, James Dolan, de acosarlo.

Eso solo aumentó la ira que los fanáticos ya tienen hacia el propietario. Cantos de «¡Vende el equipo! ¡Vende el equipo!» han estallado durante los juegos en el Garden esta temporada, incluido el miércoles por la noche.

Dolan, sin embargo, dijo a principios de esta temporada, mientras buscaba un reemplazo después de despedir a Steve Mills como presidente, que no planeaba vender.

Los Knicks esperan obtener una venta total el viernes por la noche cuando reciban a Oklahoma City. Eso es parte de una serie de nueve juegos en nueve noches en el Madison Square Garden, cinco de los Knicks y cuatro de los Rangers, durante una parte congestionada del calendario antes de que ambos equipos salgan a la carretera, con la arena como sede del torneo Big East la próxima semana y la Regional Este de la NCAA el último fin de semana de marzo.