Published On: mié, Abr 10th, 2019

Johnson decidió seguir sólo como el «Magic»

LOS ÁNGELES (espn)- Magic Johnson tenía el título que siempre quiso. Él tenía el poder de guiar a una de las franquicias más importantes en los deportes, una carta blanca.

Cualquier cosa que quisiera hacer como presidente de operaciones de baloncesto para Los Angeles Lakers, Johnson tenía el poder de hacerlo. Despedir al entrenador. Cambiar cualquier jugador. La dueña de los Lakers, Jeanie Buss, le dijo eso repetidamente.

Pero la única cosa que él realmente quería era ser de nuevo Magic Johnson. Un amado líder cívico. Una celebridad internacional. Una leyenda de los Lakers. Un embajador del baloncesto.

Es increíble ser ese tipo. Y Magic Johnson es genial en eso.

Ser presidente de las operaciones de baloncesto para los Lakers es difícil. Realmente, muy duro. Y Magic Johnson nunca descubrió cómo ser Magic Johnson en ese rol, a lo que renunció abruptamente el martes por la noche.

Tan sorprendente su decisión para todos en la NBA, él fue muy claro al explicarse.

“Estaba más feliz cuando no era el presidente”, dijo Johnson. “Cuando tienes que hacer cambios, no estás contento”.

Johnson enumeró todo tipo de cosas desagradables sobre el trabajo durante una sesión de una hora con los medios de comunicación que se extendió a los pasillos y corredores del Staples Center antes del último partido de la temporada de los Lakers.

A él no le gusta: “La puñalada por la espalda, el susurro. No me gusta eso. No me gustan muchas cosas que sucedieron que no tenían que continuar.

“Las multas y la manipulación y esto y lo otro, no puedo ayudar a los jóvenes que quieren que los ayude o no puedo tuitear. Como lo de Russell Westbrook, esa fue una gran hazaña el otro día. No pude. Ni siquiera que tuitees para decir ‘oye, felicitaciones’. Si hubiera hecho eso, todos habrían dicho: ‘Está manipulando’. No me gusta esto. Me gusta ser libre”.

A él realmente no le gustaba tener que tomar la decisión sobre si retener al entrenador Luke Walton.

“Ella me dio el poder, esa es la misma página. Podría haber hecho lo que quisiera mañana. Pero decidí renunciar”.

Pero lo que realmente no pareció gustarle fue la negatividad que enfrentó esta temporada. Negatividad que no podía salir.

No hay muchas situaciones en la vida de Magic Johnson que no haya podido encantar, competir o luchar para salir de ahí. Las que no pudo -presentador de un programa de entrevistas, entrenador de los Lakers y ahora presidente de los Lakers- se alejó rápidamente. ¿Quién lo necesita?

Magic Johnson se quedó mirando a la cara de la muerte cuando le diagnosticaron el VIH en 1991 y decidió que iba a vencerla. Y lo hizo. Entonces decidió que lo que le quedara de su vida, lo iba a pasar exactamente con lo que el quería. Como dijo: “Tengo una gran vida. Maldición. Tengo una vida fuera de esto. ¿Qué estoy haciendo? Tengo una vida hermosa. Voy a volver a esa vida hermosa. Ya estoy deseando que llegue”.

Ese es un hermoso sentimiento.

Pero también fue algo cruel hacerle eso a una mujer que considera de su familia.

“Le quiero agradecer a mi hermana por permitirme esto”, dijo Johnson de la dueña de los Lakers, Jeanie Buss. “No pude verla y decirle, así que tuve que hacerlo de esta manera porque nos amamos mucho”.

Ellos podrían amarse, pero decirle al mundo antes de decírselo a tu familia -sin mencionar a tu jefe- es débil.

Sí, ser presiente de los Lakers es difícil, y si Johnson no quería sería haciéndolo, no tenía que seguir haciéndolo. Pero podría haber hablado con Buss y planeado su salida, en lugar de dejar a la franquicia en una situación embarazosa.

Dejando lo que hizo, con la franquicia acercándose a uno de los veranos más importantes de la historia reciente y con la situación con Walton todavía sin resolver, se parte mucho a un rescate cuando las cosas se ponen difíciles.

Las personas tienen trabajos que no quieren hacer. Ellos encuentran una manera de hacerlos o una forma aceptable de salir de ellos.

Los que están cerca de Johnson dicen que estaba “profundamente ofendido” por las constantes acusaciones de manipulación que lo siguieron y que esencialmente lo obligaron a quedarse en las sombras esta temporada.

Cuando hablaba, siempre decía mucho. Así es como siempre ha sido y parte de la razón por la que ha sido tan querido. Hay literalmente un premio en la NBA que lleva su nombre, el premio Magic Johnson, que se otorga al jugador que tiene la mejor cooperación con los medios. Magic siempre fue ese tipo, como jugador y luego como figura pública. Él es genial en eso.

Pero eso no es lo que es ser un ejecutivo. No en una liga para la cual la información no solo está comercializada, sino también armada.

Magic nunca descubrió ese juego. Él es mejor cuando las cámaras están encendidas. En las sombras, perdió su camino e identidad.

Jeanie Buss estaba tan sorprendida como el resto del mundo al escuchar la renuncia de Johnson. Unas horas más tarde, ella publicó una declaración elegante y un tuit, incluso cuando ella y la familia Buss procesaron la situación. Además de estar aturdidos, los allegados dijeron que estaban tristes, enojados y decepcionados.

Ella pasó el resto de la noche del martes con el gerente general Ro Pelinka y varios asesores cercanos en la sede del equipo en El Segundo.

Las citas de Johnson sobre Pelinka no alcanzaron a dar el visto bueno, lo que hizo que muchos se preguntaran si eso fue un factor en su decisión de renunciar. Las fuentes de los Lakers gritaron esa idea cuando las citas de Johnson sugirieron lo contrario.

“Creo que Rob es el gerente general correcto”, dijo Johnson. “Esa es una decisión que Jeanie tiene que tomar. Trabajé bien con él. No tuve problemas. Ahora dicen que tuvo algo malo, no sé sobre eso. Muchos de mis amigos agentes han llamado, pero Jeanie tiene que hacer tosas las llamadas, eso no es algo que yo deba hacer. Esta es su organización”.

En una reunión de tres horas del lunes, Buss una vez que dejó en claro que le estaba dando a Johnson le poder de tomar decisiones de baloncesto para la franquicia, incluido el poder de despedir a Walton y contratar al entrenador con quien creyera que tuviera una mejor relación.

O él no quería ese poder o no podía manejarlo.

Así que ahora con el poder está de regreso a donde siempre debería haber estado -con Jeanie Buss-. Ella tiene que empezar a usarlo, en lugar de buscar a alguien para pasarlo.