Published On: vie, Oct 19th, 2018

Hamilton, al circuito que le ha dado grandes éxitos en busca de la sentencia

SANTO DOMINGO- La Fórmula 1 regresa a Estados Unidos, al circuito de las Américas, en Austin, que celebrará su séptima edición, ininterrumpida desde 2012, y se acerca a las ocho ediciones que se disputaron en Indianápolis antes de que el Gran Premio de la vergüenza, en 2005, lo hiriese de muerte, y muy lejos de las veinte ediciones que se celebraron en Watkins Glen entre 1961 y 1980.

Decir Austin o decir Circuito de las Américas, significa decir Lewis Hamilton. Revelado como uno de sus circuitos favoritos, el británico ganó aquí en 2012, sobre un McLaren, cedió en 2013 ante el Red Bull de Vettel, y desde 2014 con Mercedes sólo acumula un triunfo tras otro, lo que unido al triunfo que consiguió en Indianápolis en 2007 le convierte en el piloto con más triunfos en el Gran Premio de Estados Unidos, con seis, superando los cinco de Michael Schumacher entre el 2000 y 2006.

Quién si no otro que Hermann Tilke fue el artífice de este trazado en el estado de Texas, con una extensión de 5.513 metros y 20 curvas por vuelta, que provocarán que los pilotos se enfrenten a un total de 56 giros para completar la carrera. De su particular diseño llama la atención la primera curva, tras una larga recta y una pronunciada pendiente ascendente antes de enfrentarse a un gran codo, con efecto embudo pero con multitud de trazadas disponibles.

ras esto, las enlazadas, una serie de siete curvas sin descanso de diferente velocidad que hacen las delicias de los pilotos, y donde fallar al comienzo de las mismas te hace perder una ingente cantidad de tiempo. Tras las enlazadas, una fuerte frenada y la recta más larga del circuito antes de conectar con una serie de curvas lentas sin mayor misterio para entrar de nuevo en recta de meta.

Como todo trazado moderno, el COTA no tiene un metro de pista que no esté acompañado de una más que generosa escapatoria, tanto en el interior como en el exterior de las curvas, lo que minimiza el riesgo y la potencial pérdida de tiempo, haciéndolo más asequible para cualquier tipo de piloto.

La sesión de clasificación cobra especial importancia en este circuito a tenor de las estadísticas, pues ningún piloto ha logrado vencer sin salir desde la primera fila, si bien hay paridad respecto a salir en segunda posición o desde la ansiada pole position. Ya en el debut, Lewis Hamilton consiguió anteponerse a un Sebatian Vettel que en clasificación le sacó más de un segundo, venciendo la carrera por apenas seis décimas ante el alemán, con Fernando Alonso completando el podio.