Published On: vie, Feb 8th, 2019

El WAR, la gran herramienta que usan los gerentes

SANTO DOMINGO- Si usted no está familiarizado, o necesita que se lo refresquen, el concepto detrás de WAR (victorias sobre un jugador reemplazo) es el siguiente: Si se forma un equipo con jugadores de ligas menores disponibles por cero o muy bajo costo (talento de nivel reemplazo), dicha novena no ganaría muchos juegos. De hecho, el estimado utilizado para el WAR coloca ese número en 48 victorias. Entonces, si usted saca al Jugador “A” de ese equipo y lo reemplaza con el Agente Libre “X”, y el equipo gana 54 juegos, eso significa que el Agente Libre “X” tiene un valor de 6 WAR, dado que su equipo mejoró seis juegos con él en el roster.

Gracias al atractivo inherente de reunir varios tipos de aportes en un solo número, el WAR se ha convertido en un estimado cada vez más popular. Pero su impacto más grande, sin embargo, está en la influencia que tiene actualmente en las directivas de los equipos. Más allá de que a algunos les guste o no, el hecho de que sea utilizada para armar rosters de verdad, y no de ligas de fantasía, dice muchísimo de su utilidad.

Y para estar claro, definitivamente se está usando. Aunque WAR está lejos de ser el único factor para tomar decisiones, se ha convertido en uno bien importante.

Aquí algunos testimonios…

  • Matt Klentak, gerente general de los Filis: “WAR pone a todos los jugadores en la misma escala. Siempre hay formas de refinarlo más, pero si estás buscando una forma rápida y sencilla de evaluar a un jugador, eso es lo que usas”.
  • Derek Falvey, presidente del departamento de béisbol de los Mellizos: “Siempre que seas capaz de ver varios valores y sintetizarlos en uno solo, es algo útil. Te da una base para empezar a conversar”.
  • Farhan Zaidi, presidente del departamento de béisbol de los Gigantes: “El valor principal, particularmente con respecto a los jugadores de posición, es ser capaz de capturar todos los aportes de un jugador y así poder comparar manzanas con manzanas, para que no tengas que decir, ‘Este muchacho es un gran bateador, pero está por debajo del promedio corriendo y a la defensa’. Simplemente podemos decir es un jugador de dos WAR, sabiendo que toma en cuenta todo eso”.
  • David Forst, gerente general de los Atléticos: “Lo que hace es permitirte analizar a fondo tu roster. Particularmente en nuestro caso, nosotros muchas veces no vamos a tener el mejor talento de todos en el mercado de agentes libres, pero esto (el WAR) nos permite analizar bien el roster y asegurarnos de que no nos estemos quedando atrás con esos últimos jugadores, digamos los jugadores 20 a 25 del grupo”.

Usted puede quejarse del WAR, y muchos lo han hecho. Hay quienes dicen que es muy simplista y quienes dicen que es muy complejo.

A estas alturas, sin embargo, cada equipo dentro del béisbol está usando algún tipo de cálculo de WAR. El WAR es, seguramente, uno de los responsables de la lentitud con la que se ha movido el mercado de agentes libres los últimos dos años. ¿Por qué? Porque si los equipos tienen un modelo estadístico diciéndoles que un jugador puede aportar X número de victorias, lo más probable es que no vayan a ofrecer más de ese valor en dólares que según ellos tiene dicho jugador. Y el hecho de que los clubes puedan calcular mejor la forma en la que declinan los jugadores con el paso de la edad hace que sean más cautelosos a la hora de ofrecer acuerdos multianuales. Este invierno, por ejemplo, el único contrato de más de cuatro años fue el de seis campañas que recibió Patrick Corbin de los Nacionales.

“Creo que cada vez más los equipos están empezando a evaluar bajo un criterio similar”, expresó Mark Shapiro, presidente de los Azulejos. “O al menos de forma parecida”.

Pero así como hay más de una fórmula para calcular el WAR para los fanáticos y los analistas — Baseball Reference (bWAR), FanGraphs (fWAR) y Baseball Prospectus (WARP) — los equipos también tienen sus propios métodos. El WAR de los Filis (lo llaman “pWAR” es diferente al de los Nacionales (conocido como Pentagon), por citar dos casos.

“He trabajado con distintos equipos”, apuntó David Stearns, presidente del departamento de béisbol de los Cerveceros, “y sé de primera mano que cada equipo valora las cosas de forma diferente. Depende de cada club darle más valor a ésta o a aquella información”.

No debe de sorprender a nadie que ninguno de los ejecutivos consultados para este trabajo estuviera dispuesto a conversar sobre cosas específicas de cómo calculan su WAR, ni sobre qué los llevó a tomar una que otra decisión.

“Esa es nuestra ventaja competitiva, creer que tenemos información, métodos o sistemas que otros clubes no tienen”, resumió Stearns. “Pero también creemos que cualquier ventaja que tengamos o que tenga otro equipo va a durar poco. Esta industria se mueve muy rápido y siempre están llegando nuevas fuentes de información”.

Aunque los tipos de WAR disponibles para el público sólo toman en cuenta estadísticas, los equipos tienen la opción de incluir las evaluaciones de sus scouts, combinando lo objetivo con lo subjetivo. La próxima meta podría ser cuantificar la personalidad y los datos médicos de un jugador para utilizarlo entre las variables que usa el WAR.

“Estoy seguro de que alguien va a descubrir cómo hacerlo, si es que no lo han hecho ya”, contó Mike Hazen, gerente general de los D-backs.

En resumen, aunque el WAR tenga sus defectos, su importancia dentro del béisbol moderno es innegable.

“Los datos son la nueva carrera armamentística en el béisbol”, aseguró Klentak. “La clase de componentes que los equipos son capaces de sumar en sus cálculos es algo que siempre irá cambiando y es algo muy competitivo. Si un equipo está más adelantado que el resto en un área, eso podría producir un WAR más refinado que el que tienen los demás”.

Y eso es lo que cada equipo está buscando, una ventaja sobre el resto a la hora de calificar a los jugadores.