Published On: vie, Nov 23rd, 2018

Cuestionan si Green puede valer… o recibir un contrato máximo

SANTO DOMINGO (espn)- El próximo contrato de Draymond Green fue una subtrama importante dentro de la decisión tomada por los Golden State Warriors de suspender a Green por un partido luego de su confrontación en señal de disgusto con su compañero Kevin Durant, primero en la banca y luego de producirse una derrota a manos de los LA Clippers.

Si bien la inminente agencia libre de Durant fue factor más que obvio, es cierto que Green se enrumba al final del pacto por cinco años y $82 millones que firmó durante el verano de 2015. Un informe de Chris Haynes de ESPN en junio pasado indicaba que Green no tiene planes de ofrecer un descuento en esta oportunidad, repitiendo lo hecho en su negociación anterior, cuando tomó una cantidad menor que la máxima posible en aquel entonces. A la vez, los Warriors podrían estar reacios a ofrecer un contrato al máximo mucho mayor a un Green de mucha menor jerarquía y quien tendrá 30 años al momento en el cual pruebe nuevamente las aguas del mercado.

¿Cómo podemos esperar sea el proceso de envejecimiento de Green? ¿Tendrá suficiente valor para aspirar al máximo en su próximo contrato? Revisemos.

Pocos elementos para comparar con Green
Parte del reto en proyectar a Green es que realmente no podemos depender del envejecimiento experimentado por jugadores similares, porque hemos visto muy pocos jugadores similares a él. Mi sistema de proyección SCHOENE, que toma en cuenta todas las temporadas a partir de 1989-90, ubica a un solo jugador con score de similitud mejor a 92 (de un total de 100) con Green a la misma edad desde entonces: su compañero Andre Iguodala, con similitud de 93.3.

Incluso los jugadores que logran anotar con productividad a la de Green no cuentan completamente con la misma combinación de estatura y destrezas que ostenta el ala-pívot de 6 pies, 7 pulgadas de estatura. El sistema CARMELO desarrollado por FiveThirtyEight cataloga a tres jugadores con mayor similitud a Green que Iguodala: Alvan Adams y Andrei Kirilenko, ambos con 6 pies, 9 pulgadas de estatura, junto con el escolta Paul Pressey, de 6 pies, 5 pulgadas de estatura, quien, de la misma forma que Iguodala, jugaba en el perímetro.

Por el contrario, comencemos nuestro análisis considerando la idea común de que jugadores de la talla de Green, que tienen menor estatura que la típica entre jugadores de su posición, tienden a envejecer de peor manera que sus colegas más altos. Mi análisis de más de 200 jugadores retirados cuyas carreras concluyeron desde 2005 y participaron en por lo menos nueve temporadas de la NBA sugieren que es una conclusión precisa.

Clasifiqué a este grupo de acuerdo con su estatura, relativa al promedio en su posición y consideré a los jugadores que por lo menos ostentan 1.5 pulgadas de mayor estatura que el promedio dentro del grupo “alto” y aquellos con al menos 1.5 pulgadas menos como el grupo “bajo”. (El ala-pívot promedio en este grupo fue ubicado en 6 pies, 9.5 pulgadas, haciendo que Green tenga 2.5 pulgadas menos que el promedio).

Hasta los 29 años, los jugadores relativamente “bajos” se desempeñaban a un porcentaje similar a su porcentaje de triunfos en apogeo de condiciones (la versión por minutos de mi métrica de triunfos por encima de jugador de reemplazo, similar al PER) en comparación con el resto. Sin embargo, entre los 30 y 32 años, los jugadores que son “bajos” en comparación a los promedios de su posición experimentaron un declive más rápido. Al final de dicho periodo, éstos se desempeñaban al 79% de su actuación pico con respecto al promedio, comparado con el 82% para jugadores de estatura promedio dentro de su posición y el 83% para los más altos que jugadores dentro del promedio.

Durante las temporadas en las cuales tenían 34 años, similares a la que corresponderían a la temporada final de un nuevo contrato por cinco años para Green, solo tres jugadores en el grupo de “bajitos” seguían desempeñándose por encima del 80% del valor aportado en su apogeo: Boris Diaw, Antonio Davis y Reggie Evans.

Valorando la producción de Green
Con esta trayectoria para su carrera en mente, ¿cuánto podría valer Green en términos monetarios?

Cuando revisaba los nuevos contratos súper máximos de la NBA el año pasado, encontré que los equipos típicamente pagan a sus jugadores cerca del 3.5 por ciento del tope salarial por cada triunfo sobre jugador de reemplazo (WARP) que pueden aportar. Basado en ello, el actual nivel de desempeño de Green y la típica curva de envejecimiento de jugadores con estatura menor al promedio, he aquí la forma en la cual se proyecta su valor:

Con ocho años de experiencia, Green será elegible para obtener hasta el 30% del tope salarial como agente libre en 2020, y su valor proyectado se encuentra alineado con dicha cifra antes de caer a medida que envejezca. Un pacto a salario máximo por tres o cuatro años sería sensato en el caso de Green, particularmente si los equipos proyectan que el tope salarial crecerá a mayor velocidad que su contrato (lo cual terminará haciendo que tenga un valor similar a un porcentaje del tope salarial que decrecerá con el tiempo). Sin embargo, un contrato completo a salario máximo por cinco años parece ser demasiado riesgoso y no se justificaría si Green termina sufriendo el declive típico de jugadores de menor estatura a partir de su actual nivel de desempeño.

Cómo Green podría desafiar a la edad
Su estatura por sí sola no debería condenar a Green a sufrir un declive vertiginoso a partir de que cumpla 30 años. La mejor forma en la cual Green podría contrarrestar los efectos del envejecimiento sería desarrollando un enceste de triples más confiable. Los mejores encestadores típicamente mantienen más valor mientras envejecen en comparación con quienes tienen menor consistencia en su anotación.

Durante 2015-16, la mejor temporada de su carrera, Green convirtió aproximadamente el 39% de sus triples y parecía haber mejorado como encestador de forma definitiva. A partir de entonces, Green convierte un 30% de sus intentos a larga distancia, mostrando promedio peor al anterior a la campaña 2015-16 (32%). Green ha conseguido algunos progresos como encestador de tiros libres, convirtiendo el 77.5% de sus intentos en la temporada anterior, luego de un promedio inferior al 70% de por vida. No obstante, esos esfuerzos aún no producen frutos más allá de la línea de 3 puntos.