Published On: jue, Mar 14th, 2019

Australia corre el telón inicio tras una activa temporada muerta

SANTO DOMINGO- Se acabó la larga espera. Cuatro meses después del final de la pasada temporada, la Fórmula 1 vuelve a la acción en el Gran Premio de Australia. El circuito de Albert Park será el escenario del comienzo de una campaña que trae muchos cambios. Gran parte de ellos se centran en la nueva normativa técnica, que tendrá su primera prueba de fuego en Melbourne.

El nuevo reglamento entrará en acción en condiciones de carrera en un circuito poco propicio a su finalidad. El objetivo del cambio de normativa es mejorar el espectáculo de las carreras al permitir a los monoplazas seguirse unos a otros con mayor facilidad y así aumentar las posibilidades de adelantamiento, pero el trazado de Albert Park es un lugar muy complicado para adelantar.

La parrilla también ha sufrido muchos movimientos, pues solo ocho pilotos mantienen sus asientos con respecto a la pasada temporada. Dentro de los numerosos cambios destacan el fichaje sorpresa de Daniel Ricciardo por Renault, el ascenso de Charles Leclerc a Ferrari, el regreso de Robert Kubica a la Fórmula 1 de la mano de Williams y la incorporación de Carlos Sainz a McLaren tras la salida de Fernando Alonso de la categoría. Entre los equipos, el más importante es el cambio de motorista de Red Bull, que pasa a usar unidades de Honda.

El peculiar trazado de Albert Park, que mezcla circuito permanente con urbano, vuelve a ser el escenario una vez más de la primera prueba de la temporada. 16 curvas forman el circuito de 5,303 kilómetros de longitud. Los pilotos tendrán que completar 58 vueltas alrededor de una pista con numerosos baches que pondrán a prueba el control de sus monoplazas a alta velocidad, pues es uno de los circuitos más rápidos del calendario.

Para esta edición del Gran Premio, se mantienen las tres zonas de activación de DRS que se utilizaron la pasada temporada. El primer punto de activación se encuentra entre las curvas 12 y 13, mientras que la segunda zona está situada en la recta de meta. El tercer punto está entre las curvas 2 y 3, poco después de la primera frenada del circuito.

La pasada temporada, Lewis Hamilton consiguió la pole gracias a un tiempo de 1:21’164’’. A pesar de que se esperaba que los monoplazas de este año rodaran más lento debido a los cambios aerodinámicos, los test de pretemporada demostraron que los equipos han conseguido recuperar el nivel de carga perdido para que los coches sean incluso más rápidos, por lo que este registro podría rebajarse.

Pirelli también ha hecho cambios en su nomenclatura de los neumáticos y ahora los tres compuestos elegidos tendrán la misma denominación en todas las carreras: duro (blanco), medio (amarillo) y blando (rojo). Para Australia, el suministrador italiano escogió su gama media, optando por los compuestos C2, C3 y C4 para la primera prueba del calendario.

A pesar de que las condiciones meteorológicas suelen ser cambiantes en esta época del año en Australia, todo parece indicar que la totalidad del Gran Premio se disputará con sol. Las temperaturas alcanzarán los 28 grados el día de la carrera, una circunstancia que los competidores tendrán que tener en cuenta a la hora de elaborar sus estrategias para el domingo.