Published On: mié, Feb 21st, 2018

Ahora llega saludable; Polanco quiere retomar ascenso en jardines Piratas

BRADENTON- Si el dominicano Gregory Polanco necesita ayuda para cargar sobre sus hombros al equipo de los Piratas esta temporada, tendrá unas piernas sanas y descansadas para hacerlo.

El patrullero, quien se presentó durante el fin de semana al campamento de los Piratas en Bradenton, aseguró sentirse saludable y “más motivado que nunca”.

A estas alturas del año pasado, Polanco estaba lidiando con una lesión en un hombro que terminó siendo el inicio de lo que sería un año lleno de dolencias. Problemas en una corva terminarían por mandarlo tres veces a la lista de incapacitados, y el quisqueyano además lidió con dolores en un tobillo y la ingle. En total, Polanco jugó sólo 108 partidos en el 2017, bateando .251 con apenas 11 jonrones y 35 carreras empujadas. El jugador de 26 años sabía que tendría que estar totalmente sano para seguir escalando puestos entre los jardineros de las Grandes Ligas.

“Eso era lo más importante para mí, y en eso me preparé para esta temporada”, expresó Polanco. “Cuando empezó la temporada muerta me dije, ‘Necesito preparar mejor mi cuerpo’. Necesitaba ponerme más fuerte en la zona de la cadera, la espalda y las piernas”.

Para hacer eso, Polanco volvió a trabajar con su entrenador personal Kelvin Terrero en Santo Domingo. Empezaron en octubre, y Polanco siguió con los trabajos hasta la semana antes de presentarse a los entrenamientos. Después de enfocarse en desarrollar músculos con entrenamientos de pesas el invierno anterior, el guardabosque volvió a trabajar en fortalecer todo su cuerpo con una serie de sesiones poco tradicionales en jardines botánicos o playas en la República Dominicana, jornadas que solía compartir en su cuenta de Instagram.

Junto con el régimen físico, que siempre estuvo monitoreado por el equipo, Polanco sumó en musculatura deshaciéndose de unas siete u ocho libras de grasa corporal.

“Me siento más rápido. Siento que puedo ser yo otra vez”, dijo Polanco. “No veo la hora de que comience la temporada, de que arranquen los juegos de los entrenamientos”.

Polanco quiere volver a ser el jugador de las cinco herramientas que parecía estar listo para despegar tras la temporada del 2016. Ese año marcó topes personales en promedio (.258), jonrones (22) y empujadas (87), además de exhibir eficacia en las bases (17 robos en 23 intentos) y en los jardines.

“En esa primera mitad del 2016 estuvo muy bien”, dijo el manager de los Piratas, Clint Hurdle. “Ha hecho cosas buenas. El año pasado tuvo algunos momentos buenos y cuando empezamos a jugar bien al final del año, él fue una de las razones. Las lesiones han limitado su habilidad física y creo que también la dinámica de su swing. Pero tiene más en el tanque. Dentro de él hay un tremendo pelotero, alguien que creemos nos puede ayudar de una forma consistente”.

Si está saludable, a Polanco se le pedirá que llene parte del vacío dejado por su amigo y ahora ex patrullero de los Piratas, Andrew McCutchen, quien fue cambiado a los Gigantes en enero. Polanco afirmó que eso no lo hacía sentir presión adicional, al menos desde un punto de vista ofensivo.

“Yo sólo voy a ser yo mismo”, dijo. “Estoy enfocado en dar mi 100% todos los días. No siento ninguna presión. No siento nada. Ya he estado aquí antes; es cuestión de salir a jugar todos los días”.

Hurdle dijo que a Polanco no se le pedirá que juegue en el jardín central como McCutchen, sino que será utilizado exclusivamente en el jardín derecho esta temporada. Polanco ha jugado en los tres jardines los últimos años, pero dijo que quiere pasar el resto de su carrera en Pittsburgh en la derecha.

“Analíticamente, tenía toda la lógica del mundo, pero cuando añades el elemento humano, no funcionó también”, dijo Hurdle. “Con Polanco en el jardín izquierdo, siento que no estaba tan cómodo, así que vamos a devolverlo a la derecha, dejarlo allí y darle cada oportunidad para que pueda ser el mejor jardinero derecho posible”.